Pàgines

miércoles, 29 de junio de 2016

El nacimiento de Dàlia


Buenos días a todos!
Como va todo? Benne?
Hoy vengo para contaros un poco el parto de Dàlia, no con muchos detalles, pero si que un poquito...

Mientras yo preparava los últimos días la bolsa del hospital, no paraba de mirar videos de partos naturales via youtube. Quería llegar al gran día bien preparada, sabiendo un poquito como poder pasar el dolor de las contracciones, saber un poco como podía ir todo... Así que, mientras doblaba ropita, me miraba reportages de partos de chicas que tenían a sus pequeñitos dentro de una piscina inflable en casa.

Eran partos preciosos, dentro de lo que cabe de lo precioso que puede ser un parto :P, y yo creía que si durante siglos las mujeres lo habían soportado, yo también podría tener mi parto natural, pues tenía claro que quería provar de aguantar todo lo que pudiera, ya que dicen que si tienes un parto natural, todo biene más rodad y puedes ayudar a la criaturita a salir mejor, y ya no hablamos de la recuperación de la madre...

Y llegó el día en que empecé a nosar que algo se activaba... Tenía contracciones y no eran dolorosas, eran súper soportables... No fue hasta la mañana por la noche que nos decidimos de ir al hospital para ver como iba todo, pues mis contracciones ya empezaban a ser más fuertes, y prefería saber como iba todo... Ya que hacía una hora que tenía contracciones cada 5-10 minutos, pero eran súper soportables...

Evidentemente, estaba dilatada de un centímetro y me volvieron para casa a pasar al noche. Una noche que casi no dormí, y en la que me tragué todo de bolitas homeopáticas con agua para que me ayudaran a dilatar. Le dije a Arcadi que durmiera él que podía, que ya lo llamaría si lo necesitaba...

Y llegó la mañana, a las 10 me disponía a salir de casa, y hasta las 10:30 no pude sentarme en el coche XD. Tenía contracciones cogiendo las cosas del hospital, abriendo la puerta de casa, a media terraza, a media escalera, bajo la escalera... Y así pasaron estos 30 minutos, total para llegar al hospital y decirme que estaba dilatada de 2 cm... No me lo podía creer! Me dijeron que me dejaban en observación una hora, y que depeniendo de como estubiera, entonces me harían volver de nuevo a casa. Yo a casa no volvía! Me quedaba por allí fijo! Pero no podía volver a casa... Imaginaba volver a subir a mi casa, si bajando había tardado media hora, no imaginaba lo que tardaría en subir de nuevo...

En una hora, dilaté 3 cm.. Me llevaron directo a sala de partos. Yo continuaba sin anestésia, y al cabo de un rato la pedí, pues en la sala del lado había una chica que estaba tubiendo parto natural... No sabéis como chillaba, como lloraba, como suplicaba,... Me eché para atrás. Pedí a Arcadi que les dijera que quería peridural...

A partir de aquí, se alentió todo un poco... Dàlia no bajaba, y me hicieron poner de distintas posturas para poder ayudarla. Y cuando llegó la hora de salir, me hicieron forceps. La verdad es que me asusté mucho cuando el ginecólogo echo a Arcadi de la sala y pidió quirófan. Yo preguntaba por la peque, por si estaba bien. Y a la tercera la puedieron sacar. Ella no venía en la posición que tocaba, y por esto no podía salir.

Con los forceps tube una hemorrágia, y tubieron que ponerme una bolsa de sangre. Y seis horas más tarde, entraba a quirófano porqué mis analíticas no salían bien. EStaba anémica perdida, la sonda estaba obstruïda y me habían de revisar de nuevo. 

Aquí sí que me asusté de nuevo, me entraron muchas ganas de llorar y la comadrona me cogió a la niña y le pidió a Arcadi que me hiciera muchos “mimitus”. Lo mío no era normal, algo pasaba y no iba bien.

En quirófano me encontré de nuevo con el ginecólogo y me preguntó como estaba, y yo le dije que staba muy asustada y el me dijo que no sufriera, que todo iría bien, que sólo era para revisar que todo estubiera bien.

Y así pasé la noche, en quirófano. CUando me desperté, ARcadi pudo venir con Dàlia a verme. Qué ilusión poderla ver de nuevo y que te digan que ya está todo bien! Aún así, me dejaron la noche entera hasta las 10 y media de la mañana en sala de recuperación de quirófanos, sin la peque, mientras Arcadi cuidaba solo de nuestra princesa.




Se me hizo muy duro pasar esas hora allí, sin saber nada de mi pequeñita... Sola, en una sala llena de médicos, intubada sin poderme mober, conectada a un montón de aparatos que me controlaban. Tampoco podía hablar, pues estaba afónica debido a la intubación y tenía que hacer señales a las infermeras para poderlas llamar. Al final acabaron diéndome cuatro bolsas de sangre y una de plasma.

Recuerdo que a la mañana me llebaron a la habitació, y encontré a mi madre con la niña en brazos y a mi suegra. Dulce Dàlia! Mi madre me la puso en brazos mientras estaba estirada y morí de amor! Y des de entonces, no me he separado demasiado de ella! La he tenido siempre conmigo. Es mi pequeñita y la quiero incondicionalmente!

Realmente todos te dicen que ser madre es maravilloso, así es! Evidentemente todo tiene sus momentos...

Los mejores consejos de mamá me los ha dado mi prima Maria G., que me dijo “ser madres es, sabes cuando ya no puedes más? Pues aguantar un poquito más” y “todo lo que hagas por tu hija con lo que te sientas a gusto, es señal que lo estás haciendo bien”. Y tenía toda la razón.

Así pues, ya sabéis que estoy incondicionalmente enamorada de mi princesita! :D